Chupete del Dr. Marinov

Beneficios del uso del «chupete de entretención» en menores.

El uso del chupete en niños es un tema controversial. Durante mucho tiempo su uso se ha desaconsejado, pero estudios recientes comunican sus beneficios, siendo recomendable administrar a los niños un chupete «de entretención» desde los 15 días de vida, una vez que el recién nacido ya reconoce el pezón materno.

El Dr. Marivov – Pediatra de Antofagasta – indica que el chupete es un tremendo protector contra el sobre peso y obesidad. La etapa oral del niño parte con la succión del pezón y con el reflejo de búsqueda, en esta etapa el niño usa como chupete a su madre. Así, que cuando se asusta, cuando tiene sueño o esta cansado, busca el pecho y la succión del pezón lo tranquiliza.

Existen numerosos reportes que dan cuenta que la succión del pezón, y posteriormente la succión del chupete, incrementan la producción de endorfinas que relajan y calman al niño. La etapa oral del niño termina recién entre los 55 y 60 meses de vida. El niño necesita chupar su chupete como un mecanismo de apoyo a las situaciones habituales de estrés que enfrenta como empezar a caminar, estar con gente desconocida, ir al jardín, una enfermedad, etc.

«El niño usa un chupete de entretención, ingiere un menor número de mamaderas y de jugos que el niño que no lo usa».

El Dr. Marinov señala: «En mi experiencia clinica como pediatra, de los niños obesos que he atendido, prácticamente ninguno de ellos uso chupete de forma habitual. Esto es muy relevante porque de los niños obesos a los 6 años, un 90% de ellos se mantiene obeso de por vida.

Además creo que es necesario destacar que publicaciones de la Academia Americana de pediatría posteriores al año 2009 hacen referencia a una significativa disminución de la muerte subita en niños que usaron chupete, comparados con los niños que no lo usaron.

Finalmente postulo y estoy trabajando para ratificarlo, que los niños que lo usan habitualmete, tienden a ser menos agresivos, menos irritables, a no ser mordedores, a no chuparse el dedo, a no comerse las uñas, a conciliar facilmente el sueño y a no presentar bruxismo nocturno».

Dr. Pedro Marinov Martic

Jefe Departamento Pediatría – Clinica Bupa Antofagasta.

Fuente: Clínica Bupa Antofagasta

Deja una respuesta